lunes, 17 de noviembre de 2008

Bip


Ni la ducha consiguió despertarme, en el paradero luzco como una zombi muy bien presentada, soy una sonámbula de brazos caídos.En la micro recobré un poco la conciencia al escuchar una melodía conocida en el mp3 de una de las sardinas que me acompañaban en la lata cuncuna,-metro las rejas-.Todas las mañanas es lo mismo, espera, choclón e incómodo letargo hasta estación tobalaba, todo hubiese sido igual de no ser por el detalle de haber salido disparada por una de las puertas hacia el riel electrificado que convirtió a este viaje cotidiano en el último.
De más está describir el intenso dolor y la impresión que fue ver como el tren que venía en sentido contrario se llevaba mi cabeza y esparramaba los sesos en el reluciente vidrio junto al letrero que dice no rayes el metro.

Mientras me dirijo a quién sabe donde pienso en todo lo que corrí para tratar de llegar a tiempo al trabajo,- que tontería-, si hubiese sabido que iba a morir me hubiera levantado más tarde

cuento pubicado en dijolachanga
bajo licencia Creative Comons

3 comentarios:

Marina dijo...

JA JA JA...ASÍ CON LA COSA... VAYA... ME GUSTÓ EL MINICUENTO...
BASTANTE REPRESENTATIVO DE LA VIDA DIARIA DE MUCHAS PERSONAS, CON UN FINAL NO TAN SORPRESIVO PUESTO QUE A CUALQUIERA LE PODRÍA PASAR...

MdobleC dijo...

Cuento de ficción, horror y poco sorpresivo, pero muy atrapador y no puedes detenerte hasta el final tragicómico. Te ruego que recarges la tarjeta bip para un próximo viaje al pais de la ficción en el transantiago. Te quedan $150.
Entretenido y creativo.

Erzsebet dijo...

me recordo un anime "Gantz" donde el juego comienza en la estacion de un metro y tratando de ayudar a un anciano que habia caido a las lineas de tren ellos mueren descabezados por el metro que venia a mucha velocidad, ahi comienza el juego. Aunque el cuento no tiene nada que ver con este anime, entiendo que es un: "Play game"